• Montessori Senior

Las manos son el instrumento del cerebro

“Con las manos concibe el ser humano su entorno. Ellas son las herramientas ejecutoras de la inteligencia. Las manos son creativas, pueden producir cosas. Los órganos sensoriales y la capacidad de coordinación se desarrollan a través de las actividades manuales”, afirmó María Montessori.


Hoy en día sabemos que los recursos que el cerebro emplea para procesar los estímulos sensoriales que percibe a través de las manos en sensiblemente superior a otras partes del cuerpo.


Podemos, entonces decir, que experimentar el mundo a través de las manos es el equivalente a la entrada por la puerta grande de nuestro cerebro y, por ello, estas deben jugar un papel principal en el aprendizaje.


Otros grandes autores también afirman que "no existe otro órgano mediante el cual un ser viviente pueda llevar a cabo movimientos tan diversos como el humano con sus manos".

En muchos de estos movimientos a su vez también participan los brazos. Entonces, los movimientos se convierten en un conjunto que abarca el brazo y la mano (Jeannerod, 1994, pág. 535).


En el movimiento de los brazos y de las manos, nos manifestamos de diferentes maneras.  En los gestos y los ademanes, siempre se expresan vivencias interiores. De inmediato, se percibe la expresión de sentimientos y emociones, pero también reflexión, aprobación o criterio negativo.


Se trata de manifestaciones espontáneas de la vida anímica; en este sentido, los brazos y las manos son órganos del alma y, desde otro punto de vista, habilidades que aprendemos en el curso de nuestra vida: desde el coger un objeto hasta la virtuosa ejecución del instrumento por un pianista, desde el caminar, andar hasta los movimientos artísticos de un bailarín.


El aprendizaje de una destreza manual, tal como el escribir o coser, tiene diversas condiciones. Mediante el sentido del tacto, tenemos que percibir que sostenemos el lápiz o la aguja con suficiente firmeza.


Sobre todo, necesitamos una conciencia sensible con respecto a los movimiento de la mano y los dedos mediante el “sentido del movimiento” (sentido quinéstico, sensibilidad profunda).


La condición previa para el aprendizaje de una destreza es el control del movimiento a través del sentido del movimiento y sus refinados órganos en los músculos y en los tendones entre los músculos y los huesos

Datos de contacto:

tel: 611 43 72 60

email: montessori@t-cuido.com

Madrid - Comunidad de Madrid

MI_MS_corto.png

© 2020 por Montessori Senior
by t-cuido.web SL

Captura de pantalla 2019-04-23 a las 16.
  • Negro del icono de Instagram

síguenos en instagram

@montessori_senior

Terapias para Alzheimer domicilio

Terapias para demencias domicilio

Montessori para demencias a domicilio

Asesoramiento y acompañamiento familiar

No estás solo contra el alzheimer

¿qué hacer si mi padre tiene alzheimer?

¿qué hacer si mi madre tiene demencia o alzheimer?

Comunidad de Madrid

info@t-cuido.com